Elegir la docencia como carrera profesional fue una buena idea.

Escribe Emilio Lledó: «Enseñar es una forma de ganarse la vida pero, sobre todo, es una forma de ganar la vida de los otros». Así es y por eso cabe considerar la labor del profesor como una tarea imprescindible. Una sociedad desarrollada como la nuestra necesita profesionales aptos para arrimar el hombro en una de las aventuras más atrayentes que se pueden emprender: acompañar a otros en su aprendizaje. En definitiva, colaborar en el desarrollo personal de nuestros alumnos en diversas facetas y campos: desde los aspectos más técnicos y profesionalizadores, hasta el ámbito de los valores en su sentido más puro. Ser profesor supone convertirse en coprotagonista de un proceso apasionante, el proceso de enseñar y aprender, supone aparecer en fragmentos de la vida de otras personas e intentar dejar algo bueno en ellos.
Septiembre, tan próximo ya, el mes que abre el otoño e inaugura el curso escolar, un momento excelente para permitirme hacer esta pequeña reflexión: elegir la docencia como carrera profesional fue una buena idea. Si puedes, no te pierdas la oportunidad.

Puedes visitar:
Elegir la docencia como carrera profesional es una buena idea.